PRESENTACIÓN                                   INVESTIGACIÓN

Vídeo destacado

Días antes de la liberación, los 18.000 prisioneros del subcampo de Ebensee sabían que los SS planeaban exterminarles. Marcial Mayans fue uno de los deportados que ejecutaron un plan que permitió abortar ese criminal plan. Pocas horas después, las tropas estadounidenses liberaron el campo. Marcial pudo dejar crecer su bigote, que tanto había echado de menos durante los años de cautiverio. Un bigote que le sirvió en 1936 para alistarse en el Ejército republicanos; tan solo tenía 16 años.


Toda la información en el libro Documental

Los últimos españoles de Mauthausen. Carlos Hernández Los últimos andaluces de Mauthausen. Carlos Hernández

Con la colaboración de l'Amicale française de Mauthausen y la Amical de Mauthausen y otros campos y de todas las víctimas del nazismo